National Digestive Diseases
Information Clearinghouse (NDDIC)

A service of the National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases (NIDDK), National Institutes of Health (NIH)

pills gardening gloves doctor drawing blood

Due to unforeseen circumstances, publication orders cannot be taken or processed at this time. Publication ordering buttons and links will not work.

Lo que usted debe saber sobre la cirrosis

En esta página:

¿Qué es la cirrosis?

La cirrosis es la cicatrización del hígado. El tejido cicatricial se forma como resultado de una herida o una enfermedad crónica, que quiere decir de larga duración. El tejido cicatricial reemplaza el tejido sano del hígado y obstruye el flujo normal de la sangre a través del hígado.

Un hígado sano

  • produce proteínas
  • ayuda a combatir las infecciones
  • limpia la sangre
  • ayuda en la digestión de los alimentos
  • almacena energía

Ilustración del sistema digestivo en el cual se sombrea el hígado y se señala la silueta de un cuerpo masculino.
   La cirrosis es la cicatrización del hígado.

Un hígado con demasiado tejido cicatricial no puede funcionar adecuadamente. Usted no puede vivir sin tener un hígado que funcione, pero el tratamiento oportuno puede mantener bajo control los síntomas y evitar que la cirrosis se agrave.

Ilustración de un hígado normal y un hígado cirrótico. La ilustración de encima muestra un corte transversal de un hígado con tejido normal. La ilustración de abajo muestra un corte transversal de un hígado con tejido cirrótico.

[Arriba]

¿Cuáles son las causas de la cirrosis?

Las causas de la cirrosis incluyen

  • consumo excesivo de bebidas alcohólicas
  • ciertas drogas, medicinas o productos químicos nocivos
  • infecciones
  • hepatitis crónica B, C o D—infecciones virales que atacan el hígado
  • hepatitis autoinmunitaria, la cual causa que el sistema inmunitario del cuerpo destruya células del hígado
  • enfermedad de hígado graso no alcohólica, comúnmente causada por la obesidad
  • enfermedades que dañan o destruyen las vías biliares, los conductos por donde se transporta la bilis desde el hígado
Ciertas enfermedades hereditarias—enfermedades que pasan de padres a hijos—pueden causar cirrosis:
  • hemocromatosis, una enfermedad que causa la acumulación de hierro en el hígado
  • enfermedad de Wilson, una afección que causa la acumulación de cobre en el hígado
  • porfiria, un trastorno que afecta la piel, la médula ósea y el hígado

[Arriba]

¿Cuáles son los síntomas de la cirrosis?

Puede que usted no tenga síntomas durante las etapas tempranas de la cirrosis. A medida que la enfermedad se agrava, usted podría

  • sentir cansancio o debilidad
  • perder el apetito
  • sentir malestar estomacal
  • perder peso
  • observar vasos sanguíneos rojos, en forma de araña, cerca de la superficie de la piel
La cirrosis puede conducir a otros problemas serios:
  • Usted podría amoratarse o sangrar con facilidad, o tener hemorragias nasales.
  • Puede haber distensión o hinchazón cuando hay líquido que se acumula en las piernas o abdomen—el área entre el pecho y la cadera. La acumulación de líquidos en las piernas se llama edema; la acumulación en el abdomen se llama ascitis.
  • Es posible que las medicinas le produzcan un efecto más fuerte ya que un hígado enfermo no las descompone con la misma rapidez que un hígado sano.
  • Los materiales de desecho en la comida pueden acumularse en la sangre o en el cerebro y causar confusión o dificultad para pensar.
  • La presión arterial puede aumentar en la vena que entra al hígado, una afección llamada hipertensión portal.
  • Pueden desarrollarse venas agrandadas (várices), en el estómago o en el esófago. Las várices pueden sangrar de repente, haciendo que usted vomite sangre o le salga sangre durante una evacuación intestinal.
  • Es posible que sus riñones no funcionen apropiadamente o pueden fallar.
  • Puede volverse amarilla su piel y la porción blanca en sus ojos, una alteración llamada ictericia.
  • Puede desarrollar picazón intensa.
  • Puede desarrollar cálculos biliares.

En las etapas tempranas, la cirrosis hace que el hígado se hinche. Posteriormente, mientras más tejido cicatricial reemplaza el tejido sano, el hígado se encoge.

Un pequeño número de personas con cirrosis también desarrolla cáncer de hígado.

[Arriba]

¿Cómo se diagnostica la cirrosis?

El médico lo examinará y es posible que le haga

  • pruebas de sangre para determinar si el hígado funciona correctamente
  • imágenes radiológicas, que permiten ver el tamaño del hígado y si hay hinchazón o encogimiento
  • la biopsia del hígado, en la cual el médico utiliza una aguja para extirpar un pedazo pequeño de tejido hepático y examinarlo bajo el microscopio para buscar la presencia de tejido cicatricial
Ilustración de un procedimiento de hígado. Se ilustra un hígado dentro de la silueta de un cuerpo masculino. Una flecha apunta hacia afuera del área donde la aguja toca el hígado a una placa con una muestra de tejido. Se etiqueta el hígado.
  En la biopsia del hígado, el médico utiliza una aguja para extirpar
  un pedazo pequeño de tejido hepático para examinarlo bajo el microscopio.

[Arriba]

¿Cuál es el tratamiento para la cirrosis?

Una vez que tiene cirrosis, no hay forma de eliminar por completo el tejido cicatricial, pero al tratar la causa se evita que la cirrosis se agrave. Por ejemplo, si la cirrosis se debe al consumo excesivo de alcohol, el tratamiento consiste en dejar de tomar alcohol por completo. Si la causa de la cirrosis es la hepatitis C, entonces el virus de la hepatitis C se trata con medicinas.

El médico le sugerirá el tratamiento dependiendo de la causa de la cirrosis y de los síntomas. El diagnóstico temprano y el seguir un plan de tratamiento al pie de la letra pueden ayudar a varias personas con cirrosis. En las etapas tardías de la cirrosis, no son posibles ciertos tratamientos. En este caso, el médico trabajará con usted para prevenir o controlar los problemas que puede causar la cirrosis.

Ilustración de una mujer médico que se arrima a una mesa, mientras sostiene en sus manos un libro abierto y un lapicero. Está hablando con una paciente que se encuentra sentada en una silla en frente de ella.

[Arriba]

¿Qué sucede si no da resultado el tratamiento para la cirrosis?

Si se forma demasiado tejido cicatricial, su hígado podría fallar. Entonces necesitará un trasplante de hígado. Un trasplante de hígado puede devolverle la buena salud. Para información sobre el trasplante de hígado, consulte el librito del National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases (NIDDK) titulado What I need to know about Liver Transplantation (en inglés).

[Arriba]

¿Cómo puedo prevenir la cirrosis si ya tengo enfermedad del hígado?

Para prevenir la cirrosis,

  • visite al médico para recibir el tratamiento adecuado para su enfermedad del hígado. Varias de las causas de la cirrosis son tratables. El tratamiento oportuno podría prevenir la cirrosis.
  • trate de mantener su peso a un nivel normal. El sobrepeso puede causar que varias enfermedades del hígado se agraven.
  • no consuma bebidas alcohólicas. El alcohol puede dañar las células del hígado. El consumo excesivo de bebidas alcohólicas durante varios años es una de las principales causas de la cirrosis.
  • no use drogas ilícitas, las cuales pueden aumentar la posibilidad de contraer hepatitis B o hepatitis C.
  • visite al médico si tiene hepatitis. Hay tratamientos disponibles para la hepatitis B, C y D. Si se encuentra en tratamiento, siga las instrucciones del tratamiento al pie de la letra.
  • si tiene hepatitis autoinmunitaria, tome las medicinas y hágase chequeos regulares como se los recomiende el médico o un especialista en enfermedades del hígado.

[Arriba]

¿Qué puedo hacer para evitar que se agrave la cirrosis?

Para evitar que la cirrosis se agrave,

  • no tome ninguna bebida alcohólica.
  • hable con el médico antes de tomar cualquier medicina, incluidas las de venta libre como las vitaminas y los suplementos a base de hierbas. La cirrosis causa que el hígado se vuelva sensible a ciertas medicinas.
  • vacúnese contra la hepatitis A y la hepatitis B. Aunque la hepatitis A no ocasiona la cirrosis, puede dañar el hígado.
  • pregunte al médico si debe vacunarse contra la gripe o la neumonía.
  • evite comer ostras crudas u otros mariscos crudos con caparazón. Los mariscos crudos con caparazón pueden contener bacterias que causan infecciones graves en personas con cirrosis.
Ilustración de un hombre tomando un tazón de sopa mientras está sentado en una mesa. En sus manos sostiene un bollo de pan y hay una bebida en la mesa al frente de él. Hay una señal de “no tomar” en la parte superior derecha.

[Arriba]

Puntos para recordar

  • La cirrosis es la cicatrización del hígado. El tejido cicatricial reemplaza el tejido saludable del hígado.
  • Algunas causas comunes de la cirrosis incluyen el uso excesivo de bebidas alcohólicas, infecciones de hepatitis y la enfermedad de hígado graso no alcohólica.
  • En las etapas tempranas de la cirrosis, usted podría no presentar síntomas. A medida que la enfermedad se agrava, la cirrosis puede causar problemas serios.
  • Una vez que tenga cirrosis, no hay ninguna forma de eliminar por completo el tejido cicatricial, pero el tratamiento puede evitar que la cirrosis se agrave.
  • Si se forma demasiado tejido cicatricial y el hígado falla, necesitará un trasplante de hígado.
  • Usted puede tomar pasos para prevenir la cirrosis o evitar que ésta se agrave.

[Arriba]

Esperanza a través de la investigación

La Division of Digestive Diseases and Nutrition del NIDDK apoya la investigación de enfermedades hepáticas como la cirrosis. Los investigadores también están estudiando nuevas maneras de
  • prevenir la cirrosis
  • prevenir y tratar los síntomas de la cirrosis
  • revertir la cicatrización del hígado
Los participantes en los estudios clínicos pueden participar más activamente en el cuidado de su salud, tener acceso a nuevos tratamientos de investigación antes que sean ampliamente disponibles, y ayudar a otras personas, al contribuir
con la investigación médica. Para más información sobre estudios actuales, visite www.ClinicalTrials.gov.

[Arriba]

Cómo obtener más información

Nota: Algunas de las opciones para comunicarse con las siguientes organizaciones están disponibles solamente en inglés.

American Liver Foundation
39 Broadway, Suite 2700
New York, NY 10006
Teléfono: 1–800–GO–LIVER (1–800–465–4837), 1–888–4HEP–USA (1–888–443–7872), ó 212–668–1000
Fax: 212–483–8179
Correo electrónico: info@liverfoundation.org
Internet: www.liverfoundation.orgleaving site icon

Hepatitis Foundation International
504 Blick Drive
Silver Spring, MD 20904–2901
Teléfono: 1–800–891–0707 ó 301–622–4200
Fax: 301–622–4702
Correo electrónico: hfi@comcast.net
Internet: www.hepfi.orgleaving site icon

[Arriba]

Agradecimientos

Las publicaciones producidas por el Centro Coordinador son revisadas cuidadosamente por los científicos del NIDDK y por expertos fuera de la organización. El National Digestive Diseases Information Clearinghouse, que en español se llama Centro Coordinador Nacional de Información sobre las Enfermedades Digestivas, desea agradecer a las siguientes personas que proporcionaron asesoramiento editorial y científico en la revisión de la versión original de esta publicación:

Herbert L. Bonkovsky, M.D.
University of Connecticut at Hartford

Michael W. Fried, M.D.
University of North Carolina at Chapel Hill

Timothy R. Morgan, M.D.
VA Medical Center
Long Beach, CA

Gracias también a Rebecca McBurney, R.N., y a Yoon Park, R.N., del Liver Diseases Branch and Clinical Center, National Institutes of Health, Bethesda, MD, por facilitar las pruebas de campo de la versión original de esta publicación.

Esta publicación puede contener información sobre medicamentos. Durante la preparación de esta publicación, se incluyó la información más actualizada disponible. Para recibir información al día, o si tiene preguntas sobre cualquier medicamento, comuníquese con la U.S. Food and Drug Administration (FDA). Llame gratis al 1–888–463–6332 (1–888–INFO–FDA), o visite su sitio web en www.fda.gov (en español: www.fda.gov/oc/spanish/default.htm). Consulte a su proveedor de atención médica para obtener más información.

[Arriba]


National Digestive Diseases Information Clearinghouse

2 Information Way
Bethesda, MD 20892–3570
Teléfono: 1–800–891–5389
TTY: 1–866–569–1162
Fax: 703–738–4929
Correo electrónico: nddic@info.niddk.nih.gov
Internet: www.digestive.niddk.nih.gov

El National Digestive Diseases Information Clearinghouse (NDDIC) es el Centro Coordinador Nacional de Información sobre las Enfermedades Digestivas, un servicio del National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases (NIDDK). Este Instituto forma parte de los National Institutes of Health, que a su vez dependen del Department of Health and Human Services de los Estados Unidos. Fundado en 1980, el NDDIC proporciona información sobre enfermedades digestivas a las personas con trastornos digestivos y a sus familiares, así como a los profesionales de la salud y al público en general. El NDDIC responde a preguntas, produce y distribuye publicaciones y colabora estrechamente con organizaciones profesionales, gubernamentales y de pacientes para coordinar los recursos sobre las enfermedades digestivas.

Esta publicación no tiene derechos de autor. El NDDIC otorga su permiso a los usuarios de esta publicación para que pueda ser reproducida y distribuida en cantidades ilimitadas.


NIH Publication No. 11–5166S
Marzo 2011

[Arriba]


The National Digestive Diseases Information Clearinghouse is a service of the National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases, National Institutes of Health.

National Digestive Diseases Information Clearinghouse
2 Information Way
Bethesda, MD 20892–3570
Phone: 1–800–891–5389
TTY: 1–866–569–1162
Fax: 703–738–4929
Email: nddic@info.niddk.nih.gov
Internet: www.digestive.niddk.nih.gov

Department of Health and Human Services The National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases USA.gov is the U.S. government's official web portal to all federal, state, and local government web resources and services. This website is certified by Health On the Net Foundation. Click to verify.

NIH...Turning Discovery Into Health ®

Privacy Statement | Disclaimers | Accessibility | PDF versions require the free Acrobat Reader click to view disclaimer page software for viewing.